Invitados boda

Ufff…¡Tarea complicada! Los invitados son otros de los quebraderos de cabeza al organizar una boda, aunque no tiene por qué ser un suplicio. La verdad es que desde que comienzas con la búsqueda del banquete, hay que tener claro una cifra lo más aproximada posible que con el tiempo ya se irá puliendo. El número de asistentes, junto al estilo del lugar y el presupuesto, marcarán la elección del convite y la celebración.

Según pasa el tiempo, hay que ir perfilando nuestro listado de invitados. ¡Los compromisos son lo peor! ¿Verdad? Empezamos a pensar o escuchar…”Es que fulanito tiene que venir porque claro, es amigo de menganito y está feo no decirle nada (pero en el fondo te la refanfinfla que esté o no, o no tragas a esa persona y tienes que verla ese día)”, “mi madre quiere invitar a la hermana de la prima de la cuñada del yerno del hijo del padre del amigo de mi tía (y tú, no sabes ni quién es xD) pero claro, cómo no va a venir…”. Y así muchas más…

La clave puede estar en imaginarnos ese día, al terminar de la ceremonia y los invitados esperando… ¿A quiénes quieres ver de verdad celebrar contigo tu día? ¿Quiénes quieres ver disfrutar contigo y sientes que realmente les hace ilusión? ¿Con quiénes estarás cenando, bailando y compartiendo esos momentos? ¿Quiénes te hacen ilusión que aparezcan en las fotos de tu álbum de boda? Es nuestro día, así que lo mejor es que venga quién quiera estar contigo de corazón!

Y los compromisos, ¡reducción al máximo! La verdad es que ahora estoy en ese proceso de ajustar nuestro listado para poder tener en cuenta otros cálculos, como las invitaciones o los detalles para los invitados.

Aun así y muy a nuestro pesar, siempre hay alguien que no puede estar, por lo que conviene tener un plan B siempre para no perder los nervios. Y yo soy muy de eso…de nervios! No de plan B jajaja Pero lo intentaré gestionar con antelación para tener controlada la situación. 😉

Imágenes vía www.huffingtonpost.com y




Deja un comentario

*